FANDOM


Dumgard Roca de Sal
Empty1
Capitán de la Salada Doncella
RazaEnano de colina
SexoVarón
ClaseExplorador, tirador
OcupaciónCazador de piratas
Lugar de nacimientoYmeria
Residencia actualDesconocido
AfiliaciónIndependiente
Estadovivo
AlineamientoNeutral bueno

Dumgard Roca de Sal es un enano de colina marinero de varios barcos. Aunque durante su juventud fue pirata, en su vida adulta lavó su nombre dedicándose al comercio, generalmente de pescado y bienes textiles entre las zonas portuarias de Koble, Ceregia y Siar'Daras.

HistoriaEditar

Inicios en la navegaciónEditar

Dumgard se marchó de su Ymeria natal porque quería concer mundo. Tras mucho viajar llegó a Koble, donde se enamoró del mar, cosa poco común entre los enanos, aun entre los de colina. Tan pronto como pudo buscó alistarse a una tripulación. No tardó en formar parte de la tripulación del velero mercante el Sueño de Ayer, bajo el mando de un gnomo al que le entusiasmaba la pesca, el capitán Alirén Riz, que empleaba su barco para comerciar pescado y ropa. De Alirén aprendió no solo a pescar todo tipo de craituas marinas, sino también a manejar el trabuco de vapor. Dumgard no tardó en aprender a disparar al mismo tiempo que pescaba, obteniendo no solo pescado para comer en altamar, sino también aves marinas, lo que era muy apreciado entre los tripulantes, pues normalmente solo se comen frutos del mar en los viajes marítimos.

La nueva tripulaciónEditar

Cinco años después de enrolarse en el Sueño de Ayer, el capitán Alirén tuvo que vender el barco a causa de las deudas. Sin tripulación, Dumgard se quedó en la ciudad de Saibra en Isla Herzedle, en el Archipiélago de Ceregia durante varias semanas hasta que un nuevo marinero le invitó a formar parte de us tripulación, el capitán Jaose Van Svarril. Bajo el mando de Van Svarril, Dumgard aprendió a vivir situaciones muy duras de llevar para un joven marinero que hasta ahroa se había dedicado al comercio de pescado y ropa. La Sierpe Hambrienta, como se llamaba el barco de Van Svarril, era un barco que se dedicaba al transporte de armas blancas, pero era en realidad una tapadera para los juegos sucios de Van Svarril.

El nuevo capitán pirata era un adicto al juego y a las mujeres. Humano como era, se trataba de un amante de las aventuras de todo tipo, y cada vez que pisaba puerto no tardaba en buscar tascas y tabernas donde conseguir alcohol y mujeres y se dice que no hacía distinción alguna de raza o edad. Dumgard no se llevaba nada bien con Van Svarril, se limitaba a hacer su trabajo y a tratar con sus compañeros de la mejor forma posible, sin embargo, se le clavó una espinita al conocer a su comapañero Emil Duardon, un humano que se decía era un magnífico arquero. Dumgard no tardó en trabar una amarga rivalidad con el arquero, que además era un excelente provocador. Cuando Dumgard disparaba a las gaviotas para obtener cena, Duardon se dedicaba a pescar con arco y flechas, siempre recriminando al enano que un marinero se debía alimentar del mar, no del cielo. Dumgard respondió desarrollando un elegante estilo de disparo con los trabucos, realizando cabriolas imposibles mientras disparaba, acrobacias que sería imposible realizar con un arco y un carcaj de flechas.

Adban y la vida pirataEditar

Un día en medio del mar, una tripulación pirata asaltó la Sierpe Hambrienta. El capitán era Adban Alshazir y resultó ser uno de los muchos acreedores que perseguían a Van Svarril por sus deudas a causa del juego. Cuando Adban se enteró de que Van Svarril no podía pagarle, el cpaitán pirata le dio a elegir entre su vida o la de su tripulación. Van Svarril no dudó en salvar su vida, así que los piratas lo amordazaron y ataron y le dejaron viendo como su tripulación era asesinada con macabros juegos de piratas. Dumgard, enfurecido e indignado se armó con sus nuevas armas, de origen gnómico, dos trabucos de pólvora que no dudaría en usar para salvar el pellejo llevándose a quien fuera necesario.

Cuando los piratas lo encontraron, el enano comenzó una matanza que nunca creyó que podría protagonizar. Comenzó a derramar la sangre de los piratas sin miramientos, hasta que se topó con Adban. Lejos de sentirse colérico por ver como un enano se bastaba para acabar con su tripulación, le ofreció una oferta al enano. Un tirador de semejante capacidad no podía morir, era evidente que era más valios vivo que muerto. Dumgard, aterrado por una sensación que le embargaba al ver a Adban, terminó por acceder a la oferta y enrolarse en la tripulación pirata, que lejos de rechazarle por la matanza lo acogió como a uno más con gran alegría. Pero Dumgard no compartía esa alegría, se sentía sucio, nunca quiso ser pirata.

Así permaneció durante años, sabedor de que Adban tenía su vida en sus manos y que debía obedecer. Fue protagonista de numerosos robos, pero nunca de disparos, no quiso volver a tocar sus trabucos para disparar a no ser que su vida corriera peligro. Tanto era así que sus compañeros le pusieron el mote de Dumgard "Trabuco Húmedo", ya que siempre parecía tener la pólvora mojada. Tras mucho tiempo, Dumgard se había endurecido. Apenas hablaba con la gente y no había noche que no pidiera perdón en silencio a Alirén por su situación entre los piratas.

RendenciónEditar

Tras 13 años entre los piratas de Adban, Dumgard estaba acostumbrado a la vida de vandalismo y pilaje marino, pero tenía la espina de la piratería cada vez más clavada en el corazón. Un día, Adban decidió asaltar un crucero de recreo con la intención de hacer dinero. La banda asaltó el barco y comenzó a saquear y matar turistas. Cuando Dumgard entró en un camaronte se topó nada menos que con Alirén Riz, quien por un instante se alegró de ver a su antiguo tripulante pero palideció al caer en la situación. Dumgard, por su parte había quedado paralizado e incapaz de tomar una decisión, el propio Adban lo encontró sin asaltar a su víctima. Tras comprobar que Dumgard no se decidía apartó al enano de su sitio de un golpe en la espalda y disparó al viejo gnomo, que quedó en el suelo con una herida de bala. Adban le dijo a Dumgard que lo quería en la cubierta principal del crucero y que luego se encargaría de él. Avergonzado, Dumgard se retiró del camarote, tratando de contener las lágrimas de vergüenza.

Ya en la cubierta del crucero, Adban reunió a la tripulación superviviente y le dio al capitán del crucero dos opciones: Su vida o la de sus tripulantes. El capitán del barco, otro enano de colina dijo sin dudar, que él daría su vida a cambio de las vidas de su tripulación, porque era una deshonra para un capitán vender de esa forma sus hombres, y por supuesto, porque un capitán sin tripulación solo es un pobre diablo del mar. En ese momento Dumgard, que estaba al otro lado de la cubierta, miró en un último instante a los ojos del capitán del crucero y sus miradas se cruzaron. Adban no tuvo tiempo a disparar el gatillo de su trabuco. Una bala le había destrozado la mano y otra la cabeza, mientras que al otro lado de la cubierta, las manos extendidas de Dumgard sostenían dos trabucos humeantes.

Inmediatamente se producjo una revuelta entre los piratas, formada por aquellos que eran leales a Adban y otra parte formada por piratas que habían sido enrolados por la fuerza a base de amenazas y chantajes, quienes se pudieron del lado de Dumgard. Al final solo quedaron en pie tres personas de entre los piratas, los tres piratas sometidos: el humano Alron, el mejor carpintero de los piratas; el semiorco Horzog, que trabajaba de cocinero y Dumgard.

La Salada DoncellaEditar

Al volver a puerto, Dumgard, Horzog y Alron fueron recompensados por salvar lo que quedaba del crucero y por entregar la cabeza de Adban Alshazir y las de sus oficiales. Con el dinero, Dumgard decidió realizar su sueño: comprar un barco, para dedicarse a una tranquila vida de marinero comerciante. Alron y Horzog no tardaron en apuntarse y en aceptarle como capitán. Cuando obtuvieron el barco, Dumgard reunió a diez hombres más para su tripulación y comenzó a llevar de una puerto a otro los encargos de pescado y bienes textiles, igual que hiciera bajo el mando de Alirén Riz, quien murió días depsués del asalto pirata. Dumgard se quedó su pipa de fumar y prometió que nunca más volvería a dejarse dominar por nadie que supusiera problemas. La Salada Doncella comenzaba su tranquila vida como barco de comercio.

La muerte de la DoncellaEditar

Unos días después de la Batalla de Tera'Halei, la Salada Doncella fue asaltada por el pirata cienhíbrido Maelon Romunu, quien se quedó con todo lo de valor que Dumgard tenía a bordo y tiró al mar todo lo que le pareció intrascendente. Los hombres de Maelon mataron a casi toda la tripulación, incluido Alron y dieron por muertos a Horzog y Dumgard, ya que el orco recibió balazos por todo el cuerpo y Dumgard cayó por la borda malherido. Los piratas prendieron fuego a la Salada Doncella tras abandonarla y de lejos le dieron el golpe de gracia con una bala de cañón que destrazó la proa del barco y la quilla. Horzog, que sobrevivió arrastrándose entre las llamas para caer al mar, logró poner a salvo a Dumgard el tiempo suficiente para ser rescatados por una fragata de los guardacostas élficos de Siar'Daras.

Ambos se recuperaron de sus respectivas heridas y quemaduras, pero el asalto de Maelon Romunu resultó ser la gota que colmó el vaso. Ambos supervivientes de la tripulación decidieron que aprovecharían sus vidas para luchar contra la piratería y que se vengarían de Romunu mediante la Ley del Mar. Tras semanas de viajes y pistas, Dumgard localizó a Romunu en un pueblo de Ymeria, allí los dos supervivientes se enfrentaron al pirata en un breve tiroteo, en el cual Horzog recibió una herida en un hombro y Maelon Romunu murió de dos disparos, uno en un pulmón y el otro en el cuello.